26 de noviembre de 2020

Breve Historia del Feminismo (Parte 1)

Comparte!
  •  
  • 3
  • 29
  •  
  •  
  •  
    32
    Compartidos

por Josefina Balbontín Zolezzi

El objetivo de este artículo es narrar el surgimiento del feminismo en el mundo occidental, identificar algunas de sus corrientes e intentar buscar lecciones que nos ayuden a trazar el camino que debemos seguir en este duro y desafiante contexto que enfrentamos las mujeres en Chile hoy.


En el artículo “La condición de la mujer en Chile. Algunas cifras para abrir el debate” reflexionamos en torno al impacto material y simbólico que ha tenido el movimiento feminista durante los últimos años en nuestro país. E insisto en la necesidad de examinarnos y evaluarnos como sujetas y como colectivas feministas y la razón es simple, cometemos errores, se nos escapan cosas, perdemos el foco, tenemos disputas entre nosotras y ad portas de una nueva constitución hay muchas cosas por pensar y por accionar antes de que llegue el momento del plebiscito y la convención constituyente. Porque cómo se ejercerá “la paridad” entre nosotras ¿qué mujeres nos representarán en la convención? ¿bajo qué criterios serán elegidas? ¿Cuáles serán nuestras propuestas? ¿Qué es lo que las mujeres vamos a aportar en la construcción del nuevo Estado que se iniciará con la nueva constitución? La verdad es que no sé, pero la historia nos permite remontarnos al origen de los procesos, evaluar los contextos y buscar las enseñanzas del pasado que nos permitan dar coherencia al presente y planificar las acciones para el futuro.

El feminismo es una corriente ideológica moderna que surge inspirada en los ideales igualitarios de la ilustración. En términos muy simples, tiene como objetivo eliminar la opresión de la mujer y equipararla en derechos sociales, civiles y económicos a los hombres. La dificultad que se nos presenta al momento de hablar de feminismo es que no podemos considerar a las mujeres como una categoría rígida, las mujeres no somos todas iguales, la opresión de las mujeres varía según nuestro contexto, momento histórico, etnia, clase social, oficio, país de procedencia, entre muchas otras cosas, por lo tanto, el feminismo no es una ideología rígida con un discurso único. El feminismo es tan diverso como las mujeres mismas.


En Europa durante siglo XVIII se vivió el “siglo de las luces”. La ilustración cuestionó el orden impuesto, reemplazó a la fe por la razón, criticó el orden social de castas vigente apelando a la igualdad de todos los hombres, cuestionó el absolutismo monárquico y propuso un sistema democrático de representación en donde todos estuviesen incluidos. Esta promesa ilustrada gatilló diversas revoluciones, la primera, la Revolución Francesa (1789 – 1799), el ideal de igualdad movilizó a hombres, mujeres y niños contra la tiranía económica y política de la nobleza. Lamentablemente, el espíritu igualitario de los ilustrados no contemplaba a las mujeres. La declaración de derechos del hombre y del ciudadano, excluyó a las mujeres de los espacios de poder. Olimpia de Gouges denunció esta desigualdad, redactando “los derechos de la mujer y la ciudadana” en 1791 exigiendo derechos políticos, sociales y civiles en igualdad a los hombres. Olimpia de Gouges no se quedó con esa publicación, publicó textos que abogaban por el fin de la esclavitud, y el derecho al divorcio. Producto de  sus  escritos  fue  guillotinada  en  1793  por  los  revolucionarios  franceses.

Resulta necesario señalar que la declaración de derechos del hombre y del ciudadano es la base de la mayoría de los Estados Republicanos actuales, ya que en ella se consagra la separación de poderes del Estado, la importancia de la constitución y de tener cargos de representación popular rotativos, es decir, el estado republicano se sustenta, produce y reproduce la estructura patriarcal.

En este escenario muchas otras mujeres en Europa denunciaron la opresión de la mujer durante la primera oleada del feminismo, que como dijimos se inaugura con la declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana en 1791. En 1972 la Inglesa Mary Wollstonecraft, publica su “Vindicación de los derechos de la mujer” en el que expone que la desigualdad entre hombres y mujeres no tiene que ver con argumentos biológicos, sino que culturales. Por lo revolucionario de sus propuestas, las mujeres feministas fueron fuertemente reprimidas en toda Europa, prohibiéndoles el derecho a reunión y promulgando leyes de sometimiento de la mujer al varón.

La revolución industrial, consagró un sistema de producción capitalista en las economías europeas y luego, en las incipientes naciones latinoamericanas, siendo las primeras manufactureras y las segundas proveedoras de materias primas. Esta nueva forma de producción mancilló la condición de la mujer en dos aspectos. El primero tiene que ver con el surgimiento de las fábricas y el cambio en las lógicas de producción. La necesidad de realizar un gran esfuerzo físico en el trabajo productivo, consolidó el monopolio de los hombres del trabajo asalariado, ya que, en teoría, tienen mayores y mejores cualidades físicas e intelectuales que las mujeres.

Como hemos señalado uno de los principios ilustrados más importantes es el de racionalidad, es decir, intentar explicar todos los fenómenos materiales, sociales y humanos a través de la razón y la ciencia. Las diferencias entre hombres y mujeres se explicaron a través de dudosos estudios científicos que, utilizando argumentos biológicos falaces, naturalizaron la posición secundaria de la mujer en sociedad, argumentando que su inferioridad física y mental se debía a que su rol por naturaleza es reproductivo, es decir, para la maternidad y el trabajo doméstico. Esta lógica naturalista fundamentó la división sexual del trabajo. Por ser más débiles se asumía que producían menos y por tanto, recibía menos sueldo y su trabajo se encontraba más precarizado. Otro argumento que se utilizaba para sostener la diferencia en las remuneraciones entre hombres y mujeres se basaba en la idea de complementariedad del aporte económico de las mujeres a la economía familiar.

Te invitamos a seguir este reportaje en su parte II

Total Page Visits: 161 - Today Page Visits: 1

1 pensamiento sobre “Breve Historia del Feminismo (Parte 1)

Los comentarios están cerrados.