23 de noviembre de 2020

No puedes ser, lo que no puedes ver

Comparte!
  •  
  •  
  • 74
  •  
  •  
  •  
    74
    Compartidos
  •  

por Mafalda Ruiz

“Que nada nos limite, que nada nos defina. Que nada nos sujete.

 Que la libertad sea nuestra propia sustancia “

Simone de Beauvoir

¿Cuál es el rol de los medios de comunicación?,  ¿Solo informar?, ¿o es posible que sea parte de un cambio social y cultural?.

Según datos de las últimas pruebas Pisa, el 40% de los adolescentes chilenxs pasa entre 2 y 6 horas diarias navegando en internet, 91% de las y los estudiantes del país aseguró usar las redes sociales según una investigación realizada por la Agencia de Calidad. El consumo televiso en general es de 2 horas y 30 minutos diarios declara un informe elaborado por el Consejo Nacional de Televisión, CNTV. Un total de 8 horas y medias de consumo de medios de comunicación cada día.

Los medios de comunicación se han convertido en el mensaje y en el mensajero, cada día se hace más poderoso y las personas aprendemos más a través de los medios que con cualquier otra fuente de información.

Para entender lo que está sucediendo en nuestra sociedad, tenemos que comprender cómo operan los medios. Los medios de comunicación y la tecnología nos proporcionan contenidos que dan forma a nuestra sociedad, a nuestra política, a nuestro discurso y sobre todo le está dando formas a las mentes, vidas, pensamientos y emociones de nuestrxs niñxs.

Se estima que todos los días más de mil millones de personas utilizan internet, sobre todo en estos días, una capacidad inexplicable que no se había visto antes. En función de lo planteado, nuestras niñas y niños hoy viven con Facebook, instagram, tik tok y teléfonos móviles, la diversidad de plataformas que existen significa que las imágenes y los mensajes les están impactando 24 horas, los 7 días a la semana, y las restricciones que antes existían han ido desapareciendo en la actualidad.

Las niñas desde muy temprano están recibiendo el mensaje de que lo más importante es la apariencia, que su mérito y valor depende de ello, por otro lado, los niños reciben el mensaje que esto es lo que importa sobre ellas. Recibimos esta información; por los anuncios, las películas, los programas de televisión, los videos juegos y hasta los dibujos animados, está presente en cualquier sitio por donde miremos y se resume en que no importa lo que las mujeres hagan y  no importan sus logros, su valor sigue dependiendo de su apariencia.

Los medios están enviando mensajes peligrosos a las y los jóvenes y han sido fieles colaboradores de un sistema patriarcal. Las estadísticas dicen que las mujeres ocupan solo el 3 % de los cargos de influencia en las compañías de telecomunicaciones, representan solo el 16% de todxs los guionistas, directores, productores, directores de fotografía y editores.

Uno de los puntos importantes a considerar sobre la alfabetización mediática, es que las personas no conocemos la economía política de estos. La mayoría de los medios de comunicación obtienen sus ingresos de la publicidad y la explotación de los cuerpos de las mujeres, una idea equívoca, de que los medios solo están dando lo que el público quiere, la realidad es que dan lo que sus empresas y los anunciantes quieren. Resulta claro entonces que los medios crean conciencia, y si lo que se proyecta crea nuestra conciencia y además está determinada por los hombres, nosotras jamás vamos a progresar.

En el mundo de un millón de canales la gente trata de hacer las cosas más impactantes para poder destacarse; recurren a imágenes violentas, imágenes sexuales, ofensivas, degradantes, opiniones sobre el cuerpo y aspecto, comentarios de odio sin ningún tipo de provocación, esto crea un clima donde se extiende la violencia en el mundo y sobre todo; contra las mujeres, las disidencias sexuales o contra quienes no cumplan los estándares o estereotipos ya establecidos. Esta información se decodifica e interioriza de diferente forma en cada persona según sus situaciones históricas, religiosas, económicas, familiares, políticas, culturales, etc. Es por ello, la necesidad de la alfabetización y educación mediática, promover una educación crítica, activa y plural en torno a los medios, cuyo objetivo es aumentar la concienciación de las y los ciudadanxs sobre las múltiples formas de mensajes difundidos.

Estamos enseñándoles a las niñas a que deben ser bellas, delgadas, femeninas y que las actitudes u opiniones con carácter y convicción serán vetadas por la sociedad, porque estas conductas son propias y únicamente de los varones. Por lo demás, estamos socializando a los niños con la convicción de que ser hombre significa ser poderoso y tener el control, ser más inteligente que las mujeres o mejores que las mujeres. Todo esto no está genéticamente predestinado, esto es un comportamiento aprendido desde pequeñxs, enseñado por los medios, por las escuelas, por la misma sociedad y causa gran daño en niñas y niños que no se ajustan a los estereotipos, desarrollando inseguridad, timidez, baja autoestima, trastornos alimenticios, trastornos depresivos, depresión, entre otros.

Entre las niñas y niños de 7 años de edad existen el mismo número que desean ser presidenta o presidente cuando sean mayor, sin embargo ya a los 15 años existe una gran brecha. ¿Cómo podríamos cambiar esto?

María Wright Edelman, activista estadounidense por los derechos de las y los niñxs, fundadora y presidenta de Children´s Defense Fund dice;  “No puedes ser, lo que no puedes ver” y es ahí donde hay que apuntar, las niñas necesitan ver a mujeres liderando, con las cuales se puedan identificar, reconocer y verse a sí mismas a través de ellas, que sobresalgan del prototipo de mujer instaurado,  del mismo modo, a los niños hay que enseñarles que ser hombres no significa cumplir con los roles ya conocidos para ser exitoso y feliz, que lo más importante para ellos y para ellas es conectarse con sus emociones,  con lo que realmente son y quieren ser y  no con lo que la sociedad espera de ellxs.

En relación a la problemática expuesta, se hace imprescindible crear nuevos liderazgos que no sean iguales a los de antes, en la cual las mujeres ya no seamos invisivilizadas, muy por el contrario, seamos parte activa y cumplamos un rol fundamental de cambios e igualdad, rescatando los espacios que se nos han sido quitados, dejando en el pasado los prototipos y roles impuestos por este sistema patriarcal. Resulta claro, que los medios de comunicación deben ser un instrumento de cambio que reflejen las opiniones e intereses de la sociedad, estos tienen el poder de hacer despertar a las personas y cambiar las opiniones y pensamientos contribuyendo activamente a un cambio social y cultural en el cual predomine la igualdad, el bien común y el fin a los anticuados estereotipos.

Total Page Visits: 271 - Today Page Visits: 1