23 de noviembre de 2020

Trabajadores de Codelco denuncian 2.843 contagios y 8 colaboradores fallecidos por COVID-19

Comparte!
  •  
  • 2
  • 2
  •  
  •  
  •  
    4
    Compartidos

por Estación Cañaveral


De los casi 3.000 casos detectados en la cuprífera, 1.044 de ellos corresponden a la División El Teniente.

Tanto los contagios de Covid-19 como el precio del cobre han ido en alza. Según denuncian los trabajadores, Codelco no quiere detener sus faenas productivas por la suprema importancia económica que significa la venta de cobre. Aun así, lo más importante es cuidar la vida de los trabajadores y sus familias, para también aplanar la curva de contagios en las regiones mineras.

En Codelco los contagios superan los 2.840, considerando trabajadores propios y contratistas, según cálculo de los mismos trabajadores, quienes también cuentan 8 fallecidos, debido a la falta de cifras oficiales.

La pandemia ha obligado a la empresa minera a tomar medidas extraordinarias, como cerrar parcialmente las faenas de Chuquicamata y un parcial abandono del aeropuerto El Loa de Calama. Sin embargo, estas dos acciones son ejemplo de la reducción sectorial de las faenas, porque en el primero la paralización solo se aplicó a trabajadores que no pertenecieran a Calama, lo que corresponde solo a un 5% de los mineros, mientras que en el segundo caso, aplicó a trabajadores contratados directamente por Codelco, dejando fuera a subcontratistas (equivalente a dos tercios de los trabadores).

Este fin de semana, Codelco anunció la suspensión transitoria de la construcción del nuevo nivel mina de la División El Teniente. En tanto el gobierno declaró este jueves que conformará una mesa de trabajo en conjunto con la Coordinadora de trabajadores de la minería, quienes se reunirán periódicamente para tomar medidas ante la situación.

Los trabajadores denuncian que las acciones tomadas ante la pandemia han sido insuficientes y que la producción solo ha disminuido cuando los contagios afectan el correcto funcionamiento de las operaciones en el mediano plazo. Declaran que se está pasando a llevar su seguridad sanitaria, en base a consideraciones macroeconómicas que no responden al contexto de una pandemia.

En el Índice Mensual de Actividad Económica (IMACEC) de mayo, Chile notó una histórica baja de 15,3%, influenciada principalmente por el sector no minero, que cayó un 17%. La minería creció 1,2%, siendo prácticamente el único sector productivo que sobrevive con números azules a esta pandemia. A pesar de estos datos, la tesis de que la minería es “la viga maestra” de la economía nacional, y que gran parte de la recaudación fiscal y del PIB dependen de esta área, se ha puesto en duda los últimos años.

Según un informe de la Dipres, realizado en 2018, destaca que “Cabe señalar que dichos aportes han perdido relevancia dentro de los ingresos fiscales, principalmente debido a la disminución del precio del mineral y sus márgenes de ventas. Muestra de ello, es que en el año 2016 la suma de los Ingresos por cobre fue solamente un 0,4% del PIB, mientras que el promedio de los últimos cuatro años ha sido 1,0% del PIB, muy por debajo del 8,4% del PIB observado en el año 2006″.

Telye Yurisch, es un economista experto en minería de la Fundación Terram, quien también pone en duda la tesis de que la industria minera sea tan relevante para la economía de nuestro país, sentencia que “el gremio minero ha posicionado públicamente al sector como una actividad “estratégica”, presentando una cierta normalidad en su operación y mostrando, incluso, cifras de crecimiento durante el primer trimestre del año”, con el fin de “mostrarse como un sector que va a reactivar la economía”.

También declara que “no es que (la minería) aporte mucho al desarrollo económico del país, todo lo contrario, que las exportaciones y las inversiones se concentren en el sector minero explica que tenemos un problema de dependencia, y de vulnerabilidad económica“.

Por su parte, el ex decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, Joseph Ramos Quiñones, dice que es importante hacer la diferencia entre ingresos por tributo y los ingresos por utilidades. “El cobre es la mitad de las exportaciones, y Codelco será la tercera parte de eso. En cuanto a tributación, el porcentaje (de aporte a las arcas fiscales) es menor, pero hay que tener en cuenta a comparado con qué. Si lo comparas con todos los ingresos fiscales, es poco, si lo comparas con cuánto tributan otras empresas es mucho“,  declara el economista.

Sobre si el cobre es o no “la viga maestra” de la economía chilena, Joseph Ramos declara que “yo creo que la pregunta de fondo es ¿qué entendemos por viga maestra?  Sin lugar a dudas el cobre es importante para la economía chilena, porque no solamente es cuánto produces, sino qué porcentaje de las exportaciones es el cobre. Las exportaciones de cobre deben ser entorno al 50% de lo que se exporta cada año. Y ese es precisamente el problema; uno quisiera tener esta cantidad de exportaciones del cobre, pero que fuera con muchos productos, cosa que si cae la demanda de uno, se pueda repuntar con la demanda de otro. Chile es muy vulnerable en el sentido de que pasa algo en el mercado del cobre, como con el COVID, y los chinos y todo el mundo deja de comprar, y el precio cae fuertemente. El precio del cobre fluctúa mucho”.

Expertos explican que la caída en el precio del cobre entre enero y marzo, se debe a que en dicho periodo los países asiáticos, quienes son principales consumidores del cobre, disminuyeron considerablemente sus importaciones debido a la pandemia. Mientras que al retomarlas, el valor del metal aumentó entre abril y junio. Es por esto, que frenar la producción durante esos meses o incluso ahora, no es una decisión sencilla de tomar.

Esto es reafirmado por el magíster en Economía de la Universidad Católica y PhD en Economía del MIT, Patricio Rojas Ramos, que además declara que “hoy día la minería es uno de los pocos sectores que está teniendo datos positivos, precisamente por la producción de cobre”, y señala, a diferencia de Yurisch, que “claramente en la medida en la que minería es afectada, eso tiene un impacto en la economía“.

Además agrega que “El cobre mueve a la minería, y la minería impacta en la economía“, y destaca que “hoy día lo que está primando es el tema sanitario, por lo que independientemente de lo que podamos ver en términos de la actividad minera, mucho más relevante es lo que podamos hacer en términos de la situación sanitaria”.

Finalmente hace énfasis en que “no corresponde que la minería cargue con una responsabilidad en materia de producción por el tema económico, lo más relevante acá es lo que tiene que ver con la salud de los trabajadores del sector“.

“La minería se recupera, pero las vidas no”

Los trabajadores han expresado su preocupación ante esta situación, a través de la Coordinadora de Trabajadores de la Minería, organización que agrupa a más del 80% de los operarios del sector, y quienes emitieron un comunicado donde declaran que “es evidente que se ha priorizado la economía, la continuidad operacional y la producción ante la seguridad y vida de las personas, y como organización de trabajadores no lo podemos permitir“.

El presidente de la Federación de Trabajadores de Cobre, Patricio Elgueta, explicó que “entendemos que tenemos que buscar un equilibrio (entre lo económico y lo sanitario) pero ese equilibrio no puede estar a costo de la vida de los trabajadores”. Además agregó que “le estamos pidiendo a Codelco que si hoy no tiene la garantías necesarias para que nuestros trabajadores puedan laborar, haga un cese con servicios mínimos para sanitizar las áreas de trabajo y hacer una cuarentena como corresponde”.

Patricio Elgueta también denuncia que trabajadores subcontratistas se han acercado para comentar que les solicitan información sobre si han tenido contacto estrecho con algún contagiado, y al responder se les ha despedido.

Por otra parte, la presidenta del sindicato 2 de Chuquicamata, Liliana Ugarte, anunció que se está negociando con la administración un cambio a turnos 7×7; actualmente son de 7×1, 7×2 o 7×4. “Con esto, nosotros consideramos que se producirá un mayor aislamiento social. La empresa en su momento no tomó la sugerencia y solo se implementó para la mina de Chuquicamata. Hoy lo estamos discutiendo para todas las áreas”, dijo Ugarte, explicando también que proponen una detención programada para la faena por 10 a 14 días, y la toma de examen PCR masivos a los trabajadores.

Para finalizar la dirigenta asegura que “El hecho de tener 10 días de detención con servicios mínimos va a significar que la empresa pueda operar a futuro. Si seguimos con este nivel de contagio nadie garantiza que sigamos funcionando”.

Total Page Visits: 214 - Today Page Visits: 1